ALICE IN CHAINS TOUR 2018

Jerry Cantrell sobre la muerte de Chris Cornell: "Nunca hará sentido. Nunca se sentirá bien. Va a doler por siempre"

En una publicación aparecida días después de la muerte de Chris Cornell en la revista Rolling Stone, Jerry Cantrell señaló lo siguiente:

"Era el último sujeto al que pensé que le iba a pasar esto. No era la forma en la que ese libro tenía que terminar. No era el camino que ese libro estaba siguiendo. Él representaba una fuerte tendencia que corría por Seattle. Siempre fue muy honesto, desde el primer momento en que lo conocí. Comparto muchos de los temas que Chris comunicaba en sus canciones. Hay un poder en compartir tu debilidad con gente que lo necesita. Así es como piensan: 'Mierda, este tipo también pasa por esto'. Ya no te sientes tan solo".

Cantrell sabe sobre perder a seres queridos. Dentro de ellos, podemos nombrar a Layne Staley, que murió el 2002 por una sobredosis, y en el 2011 murió, Mike Starr, también por una sobredosis, esta vez de medicamentos. Jerry hace una buena comparación entre Chris Cornell y Layne Staley: "Chris siempre lo tuvo adentro suyo, esa misma cosa que vi cuando conocí a Layne por primera vez: El compromiso por hacer ese viaje. Había algo que yo reconocí y a lo que aspiraba: Tener tu propia voz y sonido. Nadie suena como esos sujetos. Nadie lo hará".
 
Su dolorosa conclusión sobre la muerte de Chris Cornell: "Nunca hará sentido. Nunca se sentirá bien. Va a doler por siempre".

Cornell vivió en varios momentos en Los Ángeles, París y Miami. Pero siempre tuvo tiempo para Seattle. En enero de 2015 se unió a un pequeño ejército de héroes locales —incluyendo al bajista de GN’R, Duff McKagan, y miembros de PJ— en el Benaroya Hall para un show tributo a Mad Season (la banda de los 90 liderada por Layne Staley y Mike McCready). Cornell personalmente le pidió al baterista de Alice In Chains, Sean Kinney, que participara.

“No pensaba que yo pudiera manejarlo”,
dice Kinney al referirse a la tristeza por la muerte de Staley. “Pero Chris me animó a hacerlo. Incluso le di duro al bongó”, dice sonriendo. “Fue algo hermoso. Me dijo cómo lo estaba enfrentando él, lo difícil que era. Y le dije: ‘A Layne le habría encantado todo eso’”.

“Tengo mucha experiencia con lo que está ocurriendo”, dice Kinney sobre la muerte de Cornell. “Cada rato escriben sobre tu banda y dicen siempre ‘X murió’. Yo solo voy a la música y a lo que ha quedado. Tenemos suerte de contar con eso”.


No hay comentarios: