MonstrO: la gran apuesta psicodélica de Atlanta

MonstrO es una banda que nació en el 2009 en Atlanta, Estados Unidos, formada por Kyle Sanders (ex bajista de Bloodsimple, Medication y Skrew), Juan Montoya en guitarra (Torche), Bevan Davies en batería (Comes With The Fall, Danzig, Jerry Cantrell) y Charlie Suárez en voz y guitarra (Sunday Driver). Una apuesta interesante, pues es la suma de intereses, que busca disfrutar de la música que ha influenciado a sus miembros: desde el rock de los '60 y '70 (Led Zeppelin, Black Sabbath, etc)... hasta el rock que explotó en los '90 (Jane's Addiction, Soundgarden, etc). El pasado 6 de septiembre, MonstrO publicó oficialmente su álbum homónimo, su debut discográfico.

Hasta aquí, parece ser un lugar común, pues son muchas las bandas que parten de esa manera... pero lo distintivo es el sonido que logran desarrollar, que nos lleva a esas épocas pasadas, pero que resulta ser novedosos... hay una originalidad que se detecta de inmediato. Y eso se agradece hoy, cuando cuesta mucho ser originales. El disco es atemporal, pues no está pendiente de las actuales tendencias musicales, sino que se inspira en los héroes musicales de la banda, pero con resultados únicos, logrando sonar frescos. No se puede negar una reminiscencia al sonido de Comes With The Fall... hay manos que se notan: la de Bevan Davies y la de William DuVall, quien fue el productor del disco. Pero aun así, su sonido es distinto... en ocasiones, suena algo stoner, básicamente por el trabajo de guitarras y batería, pero no alcanza a ser algo definitivo en este sentido. Todo apunta al rock más clásico, no son pinceladas, son brochazos de rock psicodélico, progresivo... espíritu zeppeliano por todas partes. Pero aun así, suenan totalmente originales. Y se nota mucho la pasión que se puso en el disco.

El álbum parte con "Fantasma"... riffs agresivos, zeppelianos. Gran trabajo de batería, que no te suelta... Davies machacándola. Luego viene el primer single... "Anchors Up!", que resulta ser de la misma línea, con riffs agresivos, destacando bastante el trabajo vocal de Suárez. Un galopar épico y veloz...



El tercer track es la melódica "Concertina". Tremendas intros de las guitarras, que van aumentado lentamente...que van muy de la mano a la voz, muy destacada en esta canción. Nuevas reminiscencias de rock clásico de los '60, '70 (Zeppelin, The Who). Cerca del minuto 4, hay un quiebre notable... se nota una leve pesadez, riffs stoners, sin dejar de ser melódico. Y es también un quiebre con las anteriores canciones, que viene a dar otro ritmo al álbum. Muy buena canción.

Con "Stallone" pareciera que nuevamente se regresa al estilo de las canciones iniciales, pero gracias a las guitarra, hay un gran cambio, que le imprime ritmo y agresividad en ciertos pasajes. Ritmo stoner. Las letras tienen referencias a películas... de ahí, seguramente, el título de la canción.

Con "Olympia" se da otro giro. Es un balada, que mantiene la pesadez en ciertos pasajes, pero el sentido es otro... quizás algo más cercano a lo que algunos llaman "rock espacial". Destaca el trabajo de las líneas de bajo notablemente. Canción épica.

"Solar" es un poco más agresiva, melódica, pero más simple y rápida. La parte final es buenísima. Muy buena trabajo de guitarras. Un galopar intenso...

"Elizabeth" es una balada, con ritmo lento... muy suave, en donde destaca la voz de Suárez. Quizás es la que más cuesta digerir.

"Helios" es, al parecer, la canción más experimental del álbum, que escapa completamento a lo que el resto de las canciones de este álbum entrega. Hay muy buenos trabajos de guitarras, bajo, batería, que van aumentando en su poder lentamente. Uno de los puntos altos de este disco. Es ssicodélica, grandiosa, arrogante... gran despliegue de talento. Excelente canción.

Con "Apollo" se baja nuevamente las revoluciones, pero el nivel de composición sigue alto. Melancolía... que refleja un poco de rabia también. Notable la batería, apareciendo en el momento justo para demostrar esa rabia... una pesadez que está en el aire, y que es el preámbulo para la canción más larga del disco... "April". Parte lentamente, algo que ya es una costumbre del disco, pero luego comienza a aumentar de velocidad, y explotar con riffs. Bajo y guitarras soberbios. Un gran cierre de álbum, que permite disfrutar del virtuosismo de sus músicos. Deja un buen sabor de boca, aunque con una pregunta: si es que ellos pueden dar un poco más. Hay un gran derroche de talento, pero parece que pueden dar mucho más... Tremendo disco, que es necesario darle varias vueltas, para poder captar la belleza de su composición. Una agradable sorpresa psicodélica para nuestros oídos...

MostrO y William DuVall

www.aliceinchains.cl

1 comentario:

Michel SG dijo...

MostrO y Black Spiders son seguramente las mejores apuestas frescas que he encontrado nadando y volando por ahi.