ALICE IN CHAINS TOUR 2018

Entrevista a Alice in Chains: "El sentimiento en Rainier Fog es que todo es acerca de Seattle. Se trata de la oscuridad de donde venimos para elevarse por encima de las nubes y la niebla." (The Sun, Julio 2018)

Alice in Chains ha concedido una entrevista recientemente para Rob Lewis, que fue publicada en el diario The Sun, del Reino Unido, en donde Jerry Cantrell y William DuVall hablan básicamente sobre la muerte de varios amigos, de la labor de William DuVall, del nuevo álbum Rainier Fog y sobre salir de gira.

"DESAFIAMOS LAS POSIBILIDADES" Alice in Chains reflexiona sobre las tragedias en el grunge mientras la banda disfruta de un nuevo éxito.
Los duraderos iconos del grunge vuelven con su sexto álbum de estudio y con una "energía fresca"
El libro de grunge, plagado de autodesprecio, abuso de drogas y suicidio, nunca tuvo la ventaja de tener un final feliz.
Pero la perdurable Alice In Chains -30 años después y jactándose de una exitosa resurrección en la madurez- ciertamente desafía esa preconcepción.

Esta influyente banda originaria de Seattle, a principios de los años noventa, con su único esfuerzo, de alguna manera lograron llevar su desafectada contracultura directamente a la corriente principal.
Junto a Nirvana, Soundgarden y Pearl Jam, el movimiento grunge de Alice In Chains cambió la cara del rock como lo conocíamos.
Sin embargo, décadas después, el trágico legado de muertes tempranas dentro de la escena continúa con Chris Cornell de Soundgarden y Scott Weiland de Stone Temple Pilots uniéndose a Kurt Cobain de Nirvana y Layne Staley de Alice In Chains como víctimas.

Jerry Cantrell y William DuVall vienen hacia atrás del escenario antes del espectáculo en el soleado Milán cuando los alcanzo para hablar sobre su próximo sexto álbum de estudio, Rainier Fog.

"Siempre es desgarrador cuando pierdes personas que estaban cerca tuyo, y todos esos muchachos estaban muy cerca de mí", reflexiona Cantrell, mientras acaricia su perilla gris bien recortada.
Recostándose más atrás en su sofá rojo sangre, continúa: "Yo los respeté y aprendí muchísimo de ellos."
"Pero solo intentas capear esto, ¿sabes? Tienes que lidiar con eso. La forma en que lo veo ahora es que tuve la suerte de haber tenido ese tiempo con ellos."
"Sientes los sentimientos, por supuesto, pero reflexiona sobre los buenos momentos, no sobre los negativos, hombre".


Llenar los zapatos de alguien tan emblemático y querido como el líder original de la banda, Layne Staley, quien luchó contra la adicción a las drogas y la depresión antes de su prematura muerte en 2002 con tan solo 34 años, fue una tarea difícil para DuVall, de 50 años.
"Oh, tengo un montón de mierda", dice. "Aún lo hago. Pero, ya sabes, hay algunas personas a las que nunca vas a complacer con cualquier cosa que hagas. Y eso está bien. Quiero decir, tiene que estar bien."
"Pero si Jimi Hendrix, John Lennon, Bob Marley, Layne Staley, Kurt Cobain y Chris Cornell regresaran del más allá, curaran el hambre del mundo, resolvieran el cambio climático y colaboraran en el álbum más increíble, todavía habría gente en Facebook quejándose al respecto. Así que, es lo que hay."
El larguirucho estadounidense con un impresionante e impactante de cabello estilo Hendrix ha sido un elemento fijo en esta banda resucitada, tras un paréntesis después de la muerte de Staley, durante 12 años como co-vocalista y guitarrista rítmico.
¿Pero fue siempre tan constante como suena en el álbum y como aparece hoy más relajado?
DuVall se frota la barbilla lentamente. "Doce años, ¿eh? De alguna manera, se siente un poco, pero de otras maneras se siente como unos cinco minutos. Ha sido un infierno de paseo, hombre."
"Desafiamos las posibilidades y eso nos da una satisfacción real", sonríe satisfecho.


Cantrell interviene: "Claro, ha sido un proceso de aprendizaje, en ambos sentidos, para él y para nosotros. Pero no diría que fue natural. Tuvimos que trabajar en eso. Fue un puto gran cambio. Alice In Chains es una cosa y esa cosa tiene que ser servida, hombre. Pero también nos abrimos a sus ideas y trabajamos con todo eso desde el principio."
La participación de DuVall también ha aumentado en Rainier Fog.
Cantrell afirma: "Basta con mirar la canción que él escribió para este disco, So Far Under, ¡esa es una gran canción de Alice!"
"Sí, la gente ha dicho eso", coincide DuVall. "Y eso es genial, pero yo escribo para la unidad, ya sea consciente o inconscientemente, no lo sé. Pero esa canción tiene un verdadero impulso de entusiasmo."
Este sexto álbum ha devuelto a la banda a sus raíces de varias maneras.
No solo en el título, un guiño al Monte Rainier de Seattle (y al clima cambiante), sino que también por grabarlo en el estudio que utilizaron para su tercer y último álbum con Staley.
Cantrell explica: "Regresar a casa y al Studio X vino de una discusión que tuve con Sean (Kinney, el baterista). Básicamente, escuchamos que probablemente cerrarían pronto. No fue por los paralelismos con la grabación del tercer álbum de William con nosotros mismos, exactamente en donde hicimos el tercer álbum con Layne en 1995. Nos dimos cuenta de eso más tarde, y fue como, ¡woow! Pensamos que los recuerdos de Layne volverían al entrar allí, pero una vez que abrimos la puerta, solo fue cuestión de ir a trabajar, hombre."
Rainier Fog da paso a otra evolución sutil en el sonido de Alice In Chains.
Pero esta vez es sorprendentemente optimista: algunas pistas son casi positivas en algunos lugares.
Cantrell dice: "El sentimiento en Rainier Fog es que todo es acerca de Seattle. Se trata de la oscuridad de donde venimos para elevarse por encima de las nubes y la niebla. Pero no es solo mirar hacia atrás. No hubo un gran plan. Tuvimos las canciones, fuimos a Seattle, y el título del álbum se alineó justo allí. Quiero decir, puedes ver el Monte Rainier prácticamente donde sea que estés en Seattle."
Cantrell baraja emocionado en su percha de cuero. "Hay una nueva energía para este álbum. Creo que es malditamente bueno."

"Puedo entender que también sientas esa positividad", coincide DuVall. "Pero si pudiera atribuir ese carácter de este nuevo álbum a cualquier cosa, sería a la longevidad, al hecho de que esta banda no solo estuvo unida sino que realmente trabajó duro durante toda esa docena de años."

DuVall hace una pausa y asiente lentamente: "La longevidad denota la supervivencia, y la supervivencia en el mejor sentido de la palabra, la supervivencia como una celebración".

En cuanto al proceso real de hacer el álbum, Cantrell hace un caso enfáticamente simple para él. "Nunca nos hemos sentado y tenido una reunión, no hemos hecho viñetas o cosas así", dice. "Simplemente hacemos lo que hacemos, lo que siempre hemos hecho, vamos creando a medida que avanzamos y escribimos nuestro propio guión día a día".
Dada la evidente fragilidad de la escena grunge y las pruebas personales de la banda, incluso cuando grabaron su debut debut Facelift, Cantrell siempre supo que Alice In Chains llegaría lejos.
Él dice: "Siempre esperé poder dirigir a la banda correctamente, tal vez llevarla hacia una cuarta década como lo estamos haciendo ahora. Hubo muchas veces, sin embargo, que pareció que eso no iba a suceder. Pero esa es la esperanza y el sueño para ti. No hay garantías."

Ajusta su gorra de béisbol sin marca y agrega: "Mientras los cuatro estemos bien, entonces estamos bien, no importa lo que pase, lo que hace que los éxitos sean mucho más ricos y las pérdidas, bueno, debemos aceptarlas."



Cantrell dice: "Girar en Europa implica siempre mayor trabajo que hacerlo en los Estados Unidos. Nos movemos más rápido y tenemos que tocar más. Las multitudes europeas son tan geniales, cada país tiene un sabor diferente de fanáticos. Y a veces, como en Londres, la audiencia es más ruidosa que nosotros mismos. Esa es una sensación bastante eléctrica cuando recuperas lo que les estás dando."
Cantrell, de 52 años, admite que no está cansado de hacer giras, aunque recién esta empezando una gira mundial que los llevará a recorrer la costa oeste de Estados Unidos, Sudamérica y, posiblemente, Australia y Japón.
Él dice: "Es cansador. Se pone más difícil. Ahora somos muchachos mayores, así que tenemos que estirarnos mucho, manteniéndonos en forma y descansando. Pero siempre fue difícil, solo que cuando eres joven puedes tomar cualquier cosa, ¿sabes? Y simplemente no te importa una mierda. Todos lo hemos entendido ahora. Bueno, William realmente nunca tuvo un problema en realidad de ese tipo, todavía se toma su vino de vez en cuando, pero Mike (Inez, bajista), Sean y yo estamos completamente sobrios y trabajando en el gimnasio."


DuVall explica: "Nunca me he enfrentado a los mismos problemas que estos muchachos tuvieron en sus primeros días, así que de vez en cuando me tomaré una cerveza en el tubo vertical, claro. Nunca he querido ir muy lejos en el agujero de conejo con cualquier cosa que tuviera la más mínima posibilidad de quitarme la habilidad de tocar música. Si no pudiera hacer esto, no habría ninguna razón para estar aquí. No quiero mirar hacia arriba y ver que ya no hay una salida."
 

Las leyendas del grunge tocaran en el Carroponte que está al aire libre en Milán, marcando una nostalgia escalofriante mientras fusionan su setlist con nuevas canciones poderosas, incluyendo The One You Know - la multitud ya canta las letras como si las hubieran conocido durante toda su vida.

Tal vez el libro del grunge no termine con una historia desalentadora después de todo...

No hay comentarios: