ALICE IN CHAINS TOUR 2018

Alice in Chains: "Si nos gusta lo que hacemos, lo seguiremos haciendo" (Entrevistas de septiembre 2013)


Nuevamente los miembros de Alice in Chains concedieron varias entrevistas a distintos medios sudamericanos, con miras a los conciertos que la banda brindará por esta parte del mundo. A continuación, pueden encontrar cuatro de estas publicaciones, dos publicadas en Brasil, una practicada a Mike Inez y la otra a Sean Kinney, que se realizaron en la antesala de la presentación de Alice in Chains en el Rock in Rio, y las otras dos publicadas en Chile (Entrevista a Jerry Cantrell) y Argentina (a Sean Kinney).


"Metallica elogió el Rock in Rio" dice el bajista de Alice in Chains (Veja, 19 de septiembre de 2013)
Por Rafael Costa

"En actividad por más de 25 años, la banda Alice in Chains, que nació de la efervescencia del escenario grunge al lado de Nirvana a principio de 1990, se prepara para tocar por primera vez en el festival de música más grande del país, el Rock in Rio. El grupo formado por Jerry Cantrell (guitarra), Sean Kinney (batería), Mike Inez (bajo) y William DuVall (voz) se presenta este jueves en el escenario principal del evento, antes de Metallica, la atracción que cierra la noche del metal. Metallica, por otra parte, ha contribuido a la llegada de Alice in Chains en esta edición de RIR. "Metallica es una banda amiga y hablaron muy bien del festival," dijo en una entrevista con el sitio VEJA el bajista Mike Inez, en espera de una "noche especial" en su debut en la Cidade do Rock.

Basándose en la última experiencia del grupo en Brasil, las expectativas deben ser satisfechas. En el 2011, Mike y compañía estuvieron en el SWU Festival en el mismo día de Megadeth, Faith No More y Stone Temple Pilots. Un día de fuertes lluvias, Inez todavía lo recuerda bien. "Como estaba lloviendo, empezamos con Rain When I Die (algo así como que la llueve cuando yo muero, en traducción libre) [Nota: en realidad fue la tercera canción, luego de "Them Bones" y "Dam That River"]. Creo que fue uno de los mayores espectáculos que hemos hecho nunca, el público respondió muy bien." En esa ocasión, Alice in Chains estaba en una gira promocional del CD Black Gives Way To Blue del 2009, el primero con William DuVall como vocalista. Él reemplazó al ex vocalista de Layne Staley, quien murió en el 2002 por una sobredosis de heroína y cocaína.

La ausencia del ex miembro y líder de la banda, por cierto, aún se siente al permanecer. "Fue muy difícil, sigue siéndolo. Hoy en día es menos doloroso que tratar con eso, es como perder a un miembro de la familia, un abuelo o una abuela, un día dejas de llorar, pero en el fondo nunca se supera de hecho", dice Mike, que tiene un recuerdo especial del amigo escuchar una canción determinada. "Cada vez que tocamos Nutshell (canción del tercer álbum de la banda), me acuerdo de Layne, esa canción significaba mucho para él, es un tema que sigue siendo difícil de tocar."

El espectáculo es parte de la gira del nuevo disco The Devil Pun Dinosaurs Here, critica a los radicales religiosos que creen solo en la Biblia y creen que el mundo, como la tesis creacionista predica, comenzó a ser poblada por Adán y Eva -- los huesos de los dinosaurios encontrado por los paleontólogos, para estos fieles, han sido colocados en la tierra por el diablo, en un intento de confundirlos a ellos y desviarlos de la verdad. Además de la presentación de la cuarta jornada de Rock in Rio, Alice en Chains toca en Porto Alegre, en el Pepsi On Stage el 24 de septiembre, y en São Paulo, en el Espaço das Américas, dos días más tarde. Echa un vistazo a la entrevista con Mike Inez:

El grupo tocó en el SWU Festival en el 2011. ¿Cuáles son sus recuerdos de Brasil y del público brasileño en general?
Esa fue una gran noche. Recuerdo que llovía mucho, recuerdo que también tocó Megadeth, Faith No More y Chris Cornell, así que habían grandes amigos allí. Como estaba lloviendo, empezamos con Rain When I Die. Creo que fue uno de los mayores espectáculos que hemos hecho nunca, el público respondió muy bien. Los brasileños estaban emocionados, nos encanta Brasil, es uno de nuestros países favoritos, sentimos una conexión con el país. La gente es amable y el amo el rock and roll.

Este será el primer Rock in Rio para ustedes ¿Qué sabes sobre el festival? 
Metallica es una banda amiga y hablaron muy bien del festival. Va a ser divertido, es una de las fiestas en que siempre quise tocar. Creo que va a ser una noche especial para nosotros. Que será, será un espectáculo muy grande (risas). 

¿Qué espera de la festival y de Río de Janeiro? 
No lo sé muy bien, eso es lo divertido de nuestro trabajo. Nunca se sabe qué esperar. Esta noche, tocamos en San Francisco (la entrevista fue realizada el 11 de septiembre), en cada lugar, hay una energía diferente. Creo que vamos a tener unos días libres para pasear por Rio, disfrutar de la comida, ver a las mujeres hermosas (risas). Nosotros estamos tocando mucho aquí en los Estados Unidos, entonces será un buen cambio de ritmo.

El nuevo álbum de la banda, The Devil Put Dinosaurs Here, el título se refiere a la creencia popular de que el diablo habría puesto los huesos de dinosaurios en la tierra para engañar a los fieles. Se dice que no hay que discutir sobre la religión, pero, ya tocaron el asunto, ¿qu se supone que significa eso? 
Era una provocación a las personas religiosas de los Estados Unidos. La gente está medio loca (risas). Era el nombre de una de las pistas y pensamos que sería divertido para convertirlo en el título del disco.

El álbum fue bien recibido por la crítica, y muchas personas dicen que es uno de los mejores trabajos del grupo con William DuVall como vocalista. ¿La grabación de este álbum tenía algo diferente?
Este álbum fue más fácil de hacer que el Black Gives Way To Blue. Antes de grabar, tocamos cientos, cientos y cientos de días con William, a continuación, el disco suena más como el CD de una banda. William y Jerry (guitarra) se llevan muy bien juntos, William trajo otra dimensión a la banda tocando la guitarra (el ex vocalista, Layne Staley, quien murió en 2002, sólo tocó en algunas canciones) . William fue algo bueno para nosotros en este momento de nuestras vidas. Quiero decir, nosotros conocíamos a Layne muy bien, un gran hombre que siempre será, simbólicamente, vocalista y líder de la banda. Lo echamos de menos todos los días, pero estoy muy feliz de que yo, Sean y Jerry sigamos siendo amigos hasta el día de hoy, despertarse por la mañana para ensayar y tocar nuestra música para la gente, que llevemos este proyecto adelante. Nos encanta hacer música juntos.  

Mucha gente todavía insisten en comparar a William DuVall con Layne Staley. ¿Cómo te sientes acerca de esas comparaciones? 
Bueno, no se pueden comparar, son dos cosas diferentes, nadie canta como Layne, por supuesto, pero nadie canta como William. Es, definitivamente, una dinámica diferente. También somos 20, 25 años mayores que al comienzo de la banda y tratamos todo con toda humildad, estamos agradecidos de seguir viviendo de la música, tocando en shows memorables, viajando por todo el mundo. Para nosotros, la cuestión se reduce de esta manera:. Si nos gusta lo que hacemos, lo seguiremos haciendo.

El grupo sufrió un duro golpe con la muerte de Layne Staley. ¿Cómo te afectó su muerte? Oh, Dios, esa fue una de las cosas más difíciles que he tenido que enfrentar en la vida. Él era parte de la familia, era un hermano, nuestro líder. Y nadie suena como él, es uno de esos vocalistas que surgen en una generación, y que todo el mundo intenta copiar. Él era original. Fue muy difícil, lo sigue siendo. Cada vez que tocamos Nutshell, me acuerdo de Layne, esa canción significaba mucho para él, es un tema que sigue siendo difícil de tocar. Hoy en día es menos doloroso tratar con eso, es como perder a un miembro de la familia, un abuelo o una abuela, un día dejas de llorar, pero en el fondo nunca se supera de hecho. Tratamos de dar siempre lo mejor de nosotros mismos para que él este orgulloso.

¿Cuál es la visión de las drogas que mataron a Layne? 
Es desgarrador ver a jóvenes músicos sufriendo de sobredosis. Parece que no hemos aprendido nada de la generación anterior, en casos como Jimi Hendrix, Janis Joplin. Sólo espero que esta nueva generación aprenda algo de las historias de Kurt Cobain, Layne Staley y Shannon Hoon, la lista es tan grande y es triste ver cómo se fueron tan joven, ¿sabes? Layne debería estar aquí haciendo música, pero por desgracia no fue así como sucedieron las cosas, esa es la realidad. Espero que nuestros fans aprendan algo del caso de Layne, pero creo que no va a suceder, no aprendemos nada de Jimi Hendrix, los jóvenes continuarán con las drogas.

¿Cómo ves al Rock de hoy? ¿Estás convencido de que ha perdido terreno en la preferencia de la juventud? 
Al menos aquí en los Estados Unidos, la mayoría de las personas les gusta la música bailable y la música electrónica. Esperemos que surjan nuevos grupos de rock sensacional, capaces de excitar a la multitud. Por supuesto que hay grandes bandas por ahí, pero el rock sufre un descenso, se puede ver en la lista de Billboard. Le pongo mucha atención a esta lista, de hecho, pero la verdad es que ahora domina el pop. Todo es pop, o country, los artistas que se están asociando para tocar juntos - incluso creo que es donde nos falta algo. No podría imaginarme a mí mismo sin una banda, me encanta salir y tocar mi bajo, por eso odio los clips grabación, odio esa parte de mi trabajo.

El guitarrista Jerry Cantrell tuvo que someterse a una cirugía en el 2011 debido a algún problemas óseos adquiridos por movimientos repetitivos. ¿Cómo está ahora? 
Está bien, estaba jugando golf en estos días en San Francisco, así que creo que su hombro está bien. Su última cirugía fue en el 2011, lo que retrasó un poco la grabación del último álbum. Se lesionó el hombro derecho, cinco años antes, cuando él también se operó. Así que tenía dos cirugías que requieren un largo tiempo de recuperación. Pero él siempre sale a jugar al golf, es como el hombre biónico, se recupera y se va, esta mejor y más fuerte ahora."


La música actual es "basura pop" con "valor cero", dice el baterista de Alice in Chains (G1 Globo, 19 de septiembre de 2013)
Por Rodrigo Ortega

"Hace veinte años, Alice in Chains estuvo en Río en el último concierto con la formación original. "Con el corazón roto", el baterista Sean Kinney en 1993 vio la salida del bajista Mike Starr. En el 2002, el vocalista Layne Staley murió a causa de una sobredosis. Por la misma razón, Starr murió en el 2011. "Es sorprendente continuar después de tanto tiempo y volver al mismo lugar [ríe]. La vida es un viaje extraño, amigo," reflexiona Kinney, en entrevista a G1 .

La banda, ahora con William DuVall en el micrófono y Mike Inez en el bajo, que incluye a Jerry Cantrell en la guitarra, toca en el Rock in Rio, el jueves (19). También van a Porto Alegre (24) y São Paulo (26). El último álbum es "The Devil Put Dinosaurs Here", el segundo con la actual formación actual.

Con el mismo tono sombrío y pesimista de la música de la banda, que surgió a raíz del grunge de Seattle en los años 90, Kinney habla de la industria actual. Para él, la música de en hoy en día tiene "cero valor". "El resultado es el siguiente:. Un montón de hipócritas dobladores de voz. Una industria que sigue apoyando la música pop basura que la hace más acuosa y se adapte a la masa, para los fans casuales. Siempre ha habido música pop prefabricada, pero hoy en día sólo se ve eso." 

G1 - Van a tocar en el "día del metal" del Rock in Rio, con Metallica y Sepultura. ¿Alice in Chains es una banda de metal o grunge? 

Sean Kinney - El grunge nunca existió. Fue sólo una palabra que los medios de comunicación crearon para tratar de describir lo que estaba ocurriendo en nuestra ciudad [Seattle]. La mayoría de las bandas no se parecen y trataron de crear una etiqueta. Somos una banda de rock. Tenemos algunos elementos de metal, pero no es una banda de metal tradicional.

G1 - William fue elogiado en Brasil en el 2011. ¿Qué ha cambiado con él en la banda? 
Sean Kinney - Lo que cambió fue su entrada (risas). Cada uno aporta su personalidad a la música. Él es un chico talentoso, no tratar de ser otra persona.

G1 - ¿Cómo describirías a un espectáculo de Alice in Chains para aquellos que nunca han ido? 

Sean Kinney - Tratamos de ofrecer un poco de historia de la banda. En general, cubrimos todos los discos, pero en una hora no sé si se da. Será la primera de muchas personas, y puede ser la última, así que no son sólo las cosas que tocamos en el disco de nuevo.

G1 - Ustedes no son el único grupo de los 90 que se separaron y volvieron. ¿Por qué crees que hay un menor número de grandes bandas de rock que aparecen hoy en día que antes? 
Sean Kinney - En realidad nunca nos separamos. Nunca perseguimos la fama o la celebridad, entonces tratamos de organizar nuestras vidas para sobrevivir. Hubo hechos lamentables. Pero creo que la gente trata de escuchar las cosas que les recuerdan otra época. La música se convierte en una cápsula del tiempo.

Hay varias buenas bandas ahora, pero la música no tiene el mismo valor. Tu no tiene que hacer nada por ella, es gratis. La música de hoy tiene un valor cero, y cuando es así que nadie la respeta. Si los Rolls-Royce fueran gratuitos  se dejaría en la cuneta. El resultado es el siguiente:. Un montón de hipócritas dobladores de voz. Una industria que sigue apoyando la música pop basura que la hace más acuosa y se adapte a la masa, para los fans casuales. Siempre ha habido música pop prefabricada, pero hoy en día sólo se ve eso. El nuevo Led Zeppelin está tocando en un garaje ahora, espero que alguien los encuentre.

G1 - En 1993, en Rio, Alice in Chains hizo su último concierto con la formación original. ¿Lo acuerdas? 
Sean Kinney - No lo puedo olvidar. Fue agridulce. Un buen espectáculo, estábamos emocionados. Los Chili Peppers y Nirvana estaban ahí también. Pero fue el último show de Mike Starr. Fue la mayor audiencia para la que habíamos tocado hasta entonces.

G1 - ¿Tu sabías que él se iría? 
Sean Kinney - Sí. Había una gran energía. Pero al mismo tiempo Nirvana se desmoronaba y Mike Starr estaba haciendo su último show. Me acuerdo de él tocando con el corazón roto. En el aeropuerto, nos fuimos a Europa y él a Seattle. Es sorprendente que continuemos después de todo ese tiempo y regresar al mismo lugar para hacerlo de nuevo. Muchas cosas han cambiado ...

G1 - Entonces vuelven al mismo aeropuerto en donde se despidieron del 'primer Alice in Chains'. 

Sean Kinney - Sí, pensé mucho en ello. La vida es un viaje extraño, amigo. Es lo mismo para todos: tienes altas y bajas. Sólo tienes que tratar de pasar a través de ella de la mejor manera.


Alice in Chains entre la vida y la muerte “Nunca hablamos de fiestas, autos, chicas y cosas así” (Suplemento NO, Página 12, 19 de septiembre de 2013)
Por Mario Yannoulas

"Se dice con justa razón que la del grunge fue la última revolución auténtica del rock. Su emblema natural es Kurt Cobain, que con Nirvana pateó una escena atestada de maquillaje y secadores de pelo para darle voz a una generación joven, deprimida y desanimada por años de liberalismo. La suerte de Cobain también reinsertó masivamente el fantasma de la muerte del rockero joven, en este caso no como consecuencia directa de excesos sino de un suicidio: el éxito del sufrimiento le resultó insoportable. Es curioso que, un año antes de que Nirvana publicara Nevermind, Alice in Chains ya hubiera lanzado su debut, Facelift, cuya primera canción –previamente editada en un EP– fue We Die Young (“Morimos jóvenes”), que traía consigo muchos de los códigos constitutivos del grunge como lenguaje: distorsión, densidad, depresión verbalizada, pérdida de fe en el progreso y ganas de quebrar la hegemonía de la generación anterior.

El grunge no habría sido lo que fue sin Alice in Chains, que encarnó una versión popular pero menos pop que Nirvana, y que por sus características resultó más afín al gusto del público del heavy metal que el resto del movimiento originado en Seattle. Ya desde Facelift, el cuarteto demostró contar con uno de los guitarristas más interesantes de la primera mitad de los ‘90, Jerry Cantrell, y con uno de los cantantes más talentosos y profundos de su tiempo, como lo fue Layne Staley, cuya muerte por sobredosis tras años de padecimiento –cuando el grunge ya no era más que una fruta marchita– no hizo sino validar su mensaje.

Por dos razones no tiene sentido convertir este relato en una efeméride inerte. Primero, porque la historia permite analizar el presente con otra perspectiva; segundo, porque se avecina la primera visita de un reformado Alice in Chains a Buenos Aires. “Pueden pasar dos cosas: que haya chicas bailando, papel picado, pirotecnia y muchas explosiones... o que no pase nada de eso y subamos al escenario para tocar nuestras canciones”, pincha el baterista Sean Kinney, explicitando el contrapunto con el glam y el shock rock. Y se dispone a repasar, junto al NO, de qué se trató la revolución grunge en el amanecer de los ‘90: “Había muchas ganas de que ocurriera un cambio general, por lo menos sentíamos que algo pasaba con la música en nuestra ciudad. Lo que no sabíamos era que se iba a transformar en un fenómeno global. Esta banda es única: nunca habló de fiestas, autos, chicas y cosas así; siempre se enfocó en la música, en desarrollar una personalidad propia y no en ser solamente famosos con plata. Había mucha buena música dando vueltas, porque en ese momento valía; ahora la música se redujo a nada, es gratis, entonces no tiene el mismo valor”.

Hay un dato que separa esta reunión –que se concretó en 2005, después de un receso de siete años con la muerte de Staley en el medio– de un mero acto nostálgico, y es que Alice in Chains sacó dos nuevos discos de estudio en ese tiempo. El segundo, The Devil Put Dinosaurs Here, editado este año, da cuenta de una formación afianzada, con William DuVall en voces. Como ya ocurrió con otros regresos discográficos –Black Sabbath es un ejemplo–, estos trabajos engordan los libros, pero no la historia; es decir, mantienen un estándar de calidad, pero no agregan demasiado al legado ya impreso, aunque siga siendo destacable el hecho de jugarse por lo nuevo. “Este no es un acto retro porque seguimos creando música y hay mucha gente nueva que se suma, aunque nuestra historia sea muy intensa”, sigue Kinney. “Sonamos como sonamos, nunca nos vamos a olvidar de cómo sonar. No tenemos intención de ser exactamente lo que fuimos, pero el núcleo de la banda se conserva porque nuestras razones, nuestros sistemas de creencias y nuestra amistad son los mismos.”

Si bien el disco anterior era respetuoso de la sustancia sonora de la banda, en éste parecen querer acercarse a sus años dorados. ¿Así lo pensaron?

–Lo planeamos más que al primero, que en realidad se hizo sin que tuviéramos la idea fija de volver, porque los eventos se precipitaron. Para nosotros lo más importante siempre fue la amistad, no la plata. Como vimos que las cosas funcionaban, nos sentíamos cómodos y nos entusiasmaba seguir haciendo música juntos, fuimos para adelante. Con Jerry tocamos desde hace veinte años y jamás discutimos sobre el sonido, porque la banda siempre se centró en la armonía y en lo vocal.

Pasó más de una década desde la muerte de Staley, a la que hace unos años se sumó la de Mike Starr, el bajista original. Ambas fueron a causa del abuso de drogas. ¿Cuál es tu visión sobre ese asunto?

–Mi opinión es la misma desde hace diez años. No tengo muchas ganas de discutir sobre eso, pero es un hecho simple: pase lo que pase, las drogas te matan. Si empezás a tomarlas a los diecisiete y no tenés control, van a funcionar en tu contra. Hablo por experiencia personal, porque no eran sólo Layne y Mike, éramos todos. Es un cuento trágico pero, a diferencia de lo que se piensa, Layne no era un tipo miserable; era una persona súper talentosa, feliz, amorosa y divertida que no pudo superar la situación. Le pasó a mucha gente, está pasando ahora, y va a seguir siendo así."


Jerry Cantrell: "Todos en Alice in Chains estamos ansiosos de volver a Chile" (Agenda Musical, 22 de septiembre de 2013)
Por Samuel Fuentes

"Agenda Musical: Hola Jerry, ¿cómo estás?
Jerry Cantrell: Hola. Muy bien, gracias.

AM: Jerry, han pasado cuatro años desde el lanzamiento de Black Gives Way to Blue, ¿qué se siente entrar a grabar nuevamente?
JC: Jajaja, tú sabes. Lo pasamos realmente bien grabando este disco, estamos muy orgullosos de él. “Black Gives Way to Blue” salió muy bien y creemos que esta grabación es tan buena como esa. Además nos da la posibilidad de salir nuevamente de gira, por lo que estamos muy ansiosos como Alice in Chains de volver a Chile. Ir a Santiago fue muy divertido, era la primera vez que tocábamos ahí, por lo que no podíamos esperar para volver. 

AM: Pasaron 14 años entre la salida del disco homónimo y BGWTB, además del ingreso de William DuVall, ¿qué tan diferente fue grabar este nuevo disco en comparación con los anteriores?
JC: Sí, tuvo algunas diferencias. Es decir, ya han pasado algunos años desde aquel entonces, son diferentes periodos de tiempo. En ese sentido, todas las grabaciones son diferentes. Además, cada disco tiene nuevas canciones. El proceso es bastante interesante. Si vamos a grabar, realmente tenemos que sentirlo, estar muy seguros de ello. Eso nos hace trabajar y sentirnos muy bien. De todas formas, siempre hay algo parecido. Te reúnes con el grupo, compartes tus ideas sobre las canciones, las trabajas y luego las grabas. Esa parte siempre es igual, pero de todas formas nuestros discos siempre son únicos, no suenan igual a los anteriores, pero al mismo tiempo puedes decir “somos nosotros” por la forma en la que suena y en la que escribo.

AM: El sonido de Alice in Chains siempre ha ido cambiando, ¿crees que ya llegaron a una madurez musical o aún puede seguir evolucionando?
JC: “una madurez musical” jajaja, no sé si esa sea una buena forma de llamarlo jajaja. Hemos hecho esto por un largo tiempo y lo hemos hecho muy bien. Estamos muy felices de haber tenido la oportunidad de realizarlo. Como ya dije, cada disco es único, no queremos que suenen como los pasados.  Tenemos un estilo y sonido en particular. Obviamente, cada disco que pasa esperas que lo tuyo siga ahí. Si no fuese de esa forma, no continuaríamos.

AM: ¿Esta nueva placa tiene algún sentido especial para ti?
JC: Es especial desde el momento que tuvimos la oportunidad de llevarlo a cabo. Cualquiera se puede considerar afortunado de poder realizar una grabación así, sobre todo si estás feliz con el resultado, orgulloso de él. Es genial tener nuevo material, poder tocarlo y ver como la gente reacciona con él. En este caso, el público ha respondido muy bien. “Hollow” y “Stone” han sonado bastante.

AM: “The Devil Put Dinosaurs Here” tiene un sonido diferente a las grabaciones anteriores, pero aún así existe un sonido característico, ¿cómo se puede lograr aquello?
JC: Intentamos hacer algo diferente cada vez. El truco es ser capaz de continuar, seguir haciendo música y escribiendo canciones en la medida que la misma banda evolucione sin dejar que la música se convierta en otra cosa. Aún siendo diferente, es un sonido identificable. Cuando volvamos a grabar, haremos que sea diferente a este disco, así como lo es a “Black Gives Way to Blue” y aquel con “Dirt”.

AM: ¿A quién se le ocurrió ponerle aquel nombre?
JC: Es también el nombre de una canción que está en el disco. Yo escribí esa canción. Pensamos que definitivamente era un gran título. Luego lo juntamos con el arte de la caratula y se veía genial. Era algo que quería decir, solo eso.

AM: ¿Tiene algún significado personal para ti?
JC: Jajaja. Es parte de una canción, sabes. Componer y escribir una canción lo vuelve bastante personal. Es una canción genial, además que quería hacer un tipo de declaración.

AM: El arte de la caratula es bastante singular, ¿quién lo eligió?
JC: Lo elegimos entre todos.

AM: En la caratula se puede ver un cráneo casi transparente, mirando en sentido opuesto del que tiene una textura sólida. Al juntar ambos se puede ver otra figura, similar a la cabeza de un demonio. ¿Fue esto intencional?
JC: Jajaja, sí, nosotros lo pusimos ahí.

AM: Ahora, pasando al tema de las presentaciones, durante los shows de Alice in Chains, el público se sumerge en una atmósfera profunda e incluso introspectiva. Esto ocurre especialmente con canciones como “Nutshell” o “Down in a Hole”. ¿Cómo se siente esto desde encima del escenario?
JC: Es asombroso. Es la mejor parte de esto, de todo este trabajo. Tocar canciones para gente que sienten que nuestras canciones también son sus canciones. Es mi parte favorita de todo lo que hacemos.

AM: ¿Recuerdas algo de su visita pasada en el 2011?
JC: Fue una muy buena gira, lo pasamos muy bien. Afortunadamente sacamos otro disco que nos permitirá volver. Fue maravilloso para nosotros ir a Santiago luego pasar por Brasil. Nunca habíamos ido a Sudamérica [Nota: suponemos que se refiere a esta "nueva etapa" de AIC ]. Aproveché de pasar un par de días allí. Jugamos golf y algunos de los muchachos pasearon en motocicletas. Es otra de las cosas buenas de este trabajo, el poder viajar a prácticamente cualquier parte del mundo. Tener una carrera larga te permite pasar por todos lados.

AM: ¿Habías imaginado que Alice in Chains tendría tantos seguidores en el país?
JC: No lo imaginábamos. Había gente fuera del hotel, un grupo de personas que sabes que disfrutan de tu música y te hablan de ella, fue excelente y bastante sorpresivo. Te hace sentir orgulloso de lo que haces. Es un hermoso país. Esperábamos volver y conocer algunos otros lugares.

AM: ¿Cuál es tu canción favorita para tocar en vivo?
JC: Definitivamente no tengo una. Me gusta todo lo que tenga algo personal.

AM: ¿Tendrán algo diferente los shows en América del Sur en comparación con los que ya han realizado este año en Norteamérica y Europa?
JC: Jajaja, no, no realmente. Solo iremos y tocaremos nuestras canciones lo mejor que podamos jajaja. También intentaremos pasarlo bien mientras lo hacemos.

AM: Y la última pregunta. Algo que muchas personas quieren saber: ¿por qué te cortaste el pelo?
JC: Tenía que hacerlo, la gente no lo entendería jajaja."

No hay comentarios: